Fin de primer curso de ESCRIBANA abre cauce a publicación de antología feminista

San José. 14 de noviembre, 2011. María Suárez Toro. Escribana. Al finalizar hoy el primer curso “Inventario en femenino”, algunas participantes en el proceso acordaron trabajar para publicar una antología de sus trabajos.

El curso para mujeres de las de 40 años que se propusieron comenzar a escribir sus memorias de vida inició en marzo pasado y entre sesiones y recesos, algunas lograron completar los primeros 6 escritos de sus vidas en formatos literarios que incluyen: “La niña en sus ojos¨ escrito sobre la evocación de una foto de la niñez de cada una, “Mis inéditas construcciones” sobre la gama de proyectos y procesos que no existían antes de que ellas los desarrollaran, “Volver a los 17” sobre la adolescencia y otros trabajo escritos mediante el uso de diversos recursos literarios.

“Mi nombre es Yarman, siempre me han llamado así, hasta un día encontré una segunda voz que me hablaba con la voz de mi abuela, y ella decía y decía y le contaba cosas a las personas, y esa voz, la encontré mientras escribía a veces inspirada, a veces corriendo para hacer la tarea, a veces porque tenía muchos deseos, pero siempre, siempre porque “Lilu”, que es el nombre diminutivo de mi abuela me ayudo a contar. Y esa voz la encontré cuando empecé a estudiar el curso de escribana. Y la voz de la entrevistadora que yo había sido durante unos años hablando con otras mujeres, encontró la voz que le dejaba conversar de ella misma con otras, y escribirlo también. Eso me lo dio el curso escribana. También me afirmó más el gusto por las palabras, y me hizo sentir el miedo de publicar, y el miedo de la idea de que alguien te lea y te ponga un comentario, y cuando sientes que tu quieres hablar muchas cosas que tienes pensadas, y que es lindo ese desorden de contar, que no es tal como lo contaron que de la rigidez de contar y del merito de publicar que las editoriales hablan, nunca las mujeres van a encontrar un lugar donde hablar de si mismas con su propias voz..y ahora publicadas en los blogs, leyendo en alta voz, no se me hacía el camino de las editoriales fuera el único porque allí tenía el blog y las reuniones donde nos leíamos y esa era una forma de publicar que escribana nos enseñaba. El curso significó para mi encontrar la segunda voz, que era la mía disfrazada de mi abuela con unas palabras que me sorprendieron mucho que estuvieran adentro y que me diera tanto gusto escribir….y el gusto esta ahí tanto que seguí escribiendo en los papeles, el blog y las notas del teléfono celular…notas y notas sobre cosas que Lilu me cuenta. Eso lo aprendí en Escribana junto a otras formas de contar.” Yarman Elaine Jiménez, cubano-costarricense.

Cuatro participantes dejaron el proceso a medio camino por obstáculos varios, entre ellos, una tuvo que enfrentar fantasmas del pasado que se le presentaron en su primer escrito, tres no pudieron con los horarios y cuatro completaron en proceso con lo que lograron escribir hasta el fin del curso.

“Escribe escribana, me provoca a dibujar la palabra. Aquella que se queda en el rincón. Aquella que se guarda en el instante. Ella toma en mi cuerpo un lugar antes después y mañana. Ecribana me devuelve a mi en el sentido preciso de mi origen. Aquella mujer como legado de los hilos mágicos de mis otras mujeres. Abuela madre, abuela nieta, abuela hermana. Escribana me dice escribe de ti misma, empiezo a caminar y llega la reminiscencia, la abuela pachamama que me enseño a cultivar flores y a cuidarlas bajo la tormenta y el sol me invito ha esculpir mi propio jardín con el sentir de las otras. Escribana, mujer abuela con sus esencias listas para jugar con el contratiempo y reinventar nuestras vidas en la memoria de nuestros vivos y muertos. Gracias abuela escribana…”  Ofir León, Colombia.

“Esta experiencia de encontrase con una, con su propia historia y con la historia de otras, ha sido muy enriquecedor porque nos ha permitido, y sobre  todo motivado, a conectarnos con nuestras emociones, sentimientos, miedos y darle palabra a eso que sentimos. Esta posibilidad de verbalizar y escribir ha significado recuperar nuestra memoria,  creatividad e imaginación y además resignificar nuestra propia historia. Además, el compartir o “hacer públicas” nuestras creaciones, es un acto de valentía, de desnudarse, en el que una se encuentra con una misma y nos encontramos en un nosotras. Publicar, es otro paso, que también contribuye con la trascendencia de aquello que parece efímero pero que llevamos dentro. Es a la vez una motivación para que otras mujeres se animen a trasceder…”  Marianela Vargas, Costa Rica.

La antología que se propusieron escribir y auto-publicar recogerá sus escritos pero a su vez invitarán a otras mujeres a desempolvar lo que han escrito y nunca se han animado a publicar.

Bajo el título provisional Textos y pretextos, la publicación de la antología será financiada por ellas mismas mediante la realización dos actividades culturales para recaudar fondos.

Otros escritos y fotos de participantes serán colocados aquí próximamente.

  1. #1 por escribanas el 16 noviembre, 2011 - 11:24 pm

    Felicidades! Muy fuerte y que emocion para Uds. con esta antologia de sus voces de las ancestras, de las abuelas, de sus mismos. Que processo lindisimo. Margarita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: