Carta abierta a Ronaldo y mujeres con hipotiroidismo

Carta abierta al futbolista Ronaldo y las mujeres del mundo:
el hipotiroidismo no es un mal para toda la vida, tiene cura

22 de febrero, 2011

San Juan, Puerto Rico

Carta abierta a Ronaldo
y a las mujeres con hipotiroidismo:

No soy aficionada al futbol, pero sí a la las luchas de las mujeres. Soy feminista pero Ronaldo me cae muy bien. Por eso hoy me puse triste cuando supe, sentada en la silla de la clínica de tiroides en Puerto Rico, que Ronaldo se ha retirado de su carrera
futbolística porque tiene hipotiroidismo.

Sus médicos en Brasil le han dicho que es muy difícil regular la tiroides porque se requiere una gran disciplina para tomar la hormona sustitutiva (Levothyroxime genérica), ya que hay que tomarla toda la vida, todos los días en ayunas y exactamente a la misma hora.  Además, los médicos le han dicho que la tiroides está tan ligada al estrés, por lo que la dosis del medicamento
tiene que revisarse y variarse a cada rato. Reconocen que jugar futbol en grandes ligas es muy estresante.

Estoy triste por él y por todas las mujeres, pues ya está comprobado que somos el sexo de mayor incidencia en problemas de hipotiroidismo en el mundo. Todavía no sé si por el estrés de nuestras vidas o por las hormonas. ¡De lo único que estoy clara que
no es por el futbol!

El hipotiroidismo es curable. Tanto Ronaldo como todo el mundo lo debían saber. Que lo diga yo, que después de 22 años de Levothytoxime, acabo de terminar el tratamiento más sencillo y barato que he conocido en mi vida. El tratamiento de cinco semanas me ha sacado de la pastilla y mi viejo cuerpo está produciendo la hormona que regula la tiroides.  Por eso estaba en la clínica cuando supe la noticia por la tele, porque hoy el Dr. Cidre sabrá que he llegado a la cúspide de mi nuevo tratamiento que me ha sacado de la hormona sustitutiva.

 

Hacía tiempo no me sentía tan bien, pero la tristeza de saber que tanta gente el mundo cree que su cuerpo nunca más va producir la hormona que regula tantas emociones, me produce un estrés que debo canalizar bien. Por eso esta carta.  Y si conocen a Ronaldo, pueden darle el dato a él y a cualquier mujer y hombre que conozcan, que tiene esa enfermedad curable.

El hipotiroidismo es la disminución de los niveles de hormonas tiroideas en el plasma sanguíneo y consecuentemente en tejidos, que puede ser asintomática u ocasionar múltiples síntomas y signos de diversa intensidad en todo el organismo. Lo padece el 3 % de la población.[1] No fácil de diagnosticar en sus estados iniciales. Si no se trata adecuadamente de forma temprana, puede provocar discapacidades físicas y mentales. (Wiki)

El importante saber cómo funciona la tiroides para comprender lo que sigue después. Si usted ya sabe eso, sáltese los siguientes dos párrafos. La glándula tiroides es la encargada de producir las hormonas: triyodotironina (T3) y tiroxina (T4). Estas hormonas viajan en el torrente sanguíneo y regulan cómo el cuerpo almacena nutrientes y sus usos energéticos. La hormona estimulante de la tiroides (TSH) que es producida por la glándula pituitaria estimula la glándula tiroides para que produzca T3 y T4.

El hipotiroidismo se produce cuando la glándula tiroides no produce suficiente hormona tiroidea. Los síntomas comunes del hipotiroidismo son la depresión, fatiga, aumento de peso, siempre sensación de frío, irregularidades menstruales, estreñimiento y sequedad de la piel y el cabello. Los exámenes de sangre son capaces de medir todos los niveles de la hormona y una prueba que
muestra TSH elevada y niveles bajos de T4 indicará el hipotiroidismo, que es el más común de todos los trastornos de la tiroides. La levotiroxina es el medicamento para la tiroides que se utiliza para tratar el hipotiroidismo. Es una forma sintética de la T4 que reemplaza lo que la glándula tiroides no está produciendo.

Los problemas de los tratamientos

Cabe resaltar que para mucha de la medicina alternativa, la definición de salud es
“un organismo funcionado óptimamente”, de acuerdo a sus capacidades. Ya sabemos que el hipotiroidismo es un funcionamiento deficiente de la tiroides.

Uno de los problemas para la detección temprana del hipotiroidismo que tiene la medicina occidental es que la evaluación se hace mediante pruebas de laboratorio poco estandarizadas y además esas pruebas que miden el nivel de producción en la sangre, no en el nivel celular.

El tratamiento más conocido y convencional de la medicina occidental consiste en recetar una hormona sustitutiva, la T4. El tratamiento al que yo me sometí en Puerto Rico se basa en una prueba más exacta: quienes tenemos (o tuvimos) hipotiroidismo tenemos la temperatura más baja de lo normal todo el tiempo.

El tratamiento implica el uso temporal y dosificado, durante ciclos de 5 semanas, de la T3, que es la hormona activa que produce el cuerpo a partir de la T4, que es la hormona que se receta, con la expectativa que ésta a su vez produzca la T3, que es la activa.

El tratamiento alternativo,  está diseñado por el Dr. Wilson a partir de su “Síndrome  de Temperatura”, mostrando que es posible restablecer la temperatura corporal normal de una persona con una terapia adecuada T3.

Su trabajo sugiere que puede haber un problema persistente y una mala adaptación en el proceso de transformación en la conversión de T4 a T3, lo que muchas veces ni siquiera es detectado por los exámenes de sangre de laboratorio.

El tratamiento alternativo

Dice el Dr. Wilson que bajo períodos de estrés (como el parto, el divorcio o la muerte de un ser querido), el metabolismo puede disminuir como un mecanismo de supervivencia. Es su respuesta normal para ahorrar energía.

Después de que el estrés ha pasado, el metabolismo debe retornar a la normalidad, pero a veces no es así. Permanece persistentemente lento, lo que se evidencia en  una temperatura corporal baja, a pesar de que el estrés haya pasado.

Esta condición se conoce como “El Sindrome de Temperatura de Wilson”, debido a que causa síntomas de deficiencia de la
tiroides. El protocolo de la T3 de Wilson (o protocolo WT3 para abreviar) podría dar lugar a una espiral ascendente de salud restaurada.

Los resultados del protocolo WT3 han sido publicados en la literatura médica. El protocolo es un método de tratamiento excelente para un metabolismo lento y se administra bajo el cuidado de un profesional médico.

Su enfoque restaurativo es diferente al de la mayoría de otros enfoques. Muchas personas son capaces de tolerar el protocolo WT3 muy bien sin ningún efecto secundario. Los efectos secundarios por lo general son a corto plazo, no a largo plazo y son los mismos que ocurren cuando una no usaba la Levotiroxina por varios días.

El tratamiento consiste de la hormona natural T3, administrado temporalmente en ciclos de 5 semanas hasta alcanzar la normalización de la temperatura, a partir de lo cual se va reduciendo la dosis hasta eliminarla. En ese punto ya la propia tiroides
ha vuelto a producir la hormona, la temperatura se ha normalizado y el metabolismo se estabiliza.

Yo me curé

La Clínica del Dr. Cidre en Manatí usa el Protocolo del Dr. Wilson. Cidre es un médico graduado de medicina alopática y certificado por la Clínica de Wilson para el tratamiento alternativo.

Llegó a la conclusión de que los tratamientos convencionales no funcionan bien para todo el mundo y a menudo los de la tiroides son mal diagnosticados, en su propia práctica médica.

“Vi pacientes hospitalizados por problemas psiquiátricos, que simplemente tenían un problema de toroides que nunca se detectó y diagnosticó bien. He tenido pacientes desahuciadas, que están agotadas todo el tiempo y no saben porqué.”

Yo fui una de ellas. A pesar de haber estado tomando levothitroxina por más de dos décadas, la enfermedad y muerte de mi padre el último semestre del 2010 casi me tumbó. Se lo atribuí al dolor, que era mucho. Se lo atribuí al exceso de llanto, que era constante y cotidiano.

Acostumbrada ya por tantos años a chequearme la tiroides  cada vez que me ocurría algo estresante, los resultados de laboratorio dieron normales. Pero agraciadamente leí en un libro sobre el tratamiento del Dr. Cidre y supe por una amiga que me lo recomendó. Espero que esta carta le pueda llegar a Ronaldo y a la mayor cantidad de personas que sufren de la tiroides sin saberlo, o a otras que creen que están destinadas a un tratamiento de sustitución hormonal en lugar de devolverle la vida a su tiroides y a su cuerpo.

Ronaldo puede volver a jugar futbol y nosotras, todo lo que nos dé la gana para nuestra buena salud.

  1. #1 por Maribel el 11 mayo, 2012 - 6:13 pm

    Esta ” carta abierta a la gente con hipotiroidismmo me suena a fraude”. Busque informacion del tal doctor Cidre en el internet y no aparece NADA.

    • #2 por escribanas el 13 mayo, 2012 - 3:48 pm

      Yo fui a consulta con Cidre y me trate existosamente… No solo lo que aparece en internet es real… Maria Suarez Toro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: