Olimpia de Goughes y el uso del lenguaje no sexista en la política

María Suárez Toro, ESCRIBANA

En la Revolución Francesa hace ya más de 200 años, las mujeres redactaron una  “Declaración de los Derechos Humanos de las Mujeres” cuando se dieron cuenta que estaban excluidas de la Declaración de los Derechos Humanos de los Hombres.

Simplemente pusieron en género femenino toda palaba que aparecía en género masculino. Con ello nos dieron un ejemplo  acerca del poder y la fuerza del uso no sexista del lenguaje para  recuperar la democracia de su sesgo patriarcal, sesgo que hace de la democrática una caricatura.

Después de todo, dejar a la mitad de la humanidad fuera del lenguaje equivale a dejarla fuera de todo. Quien no está en el lenguaje no está en nada. Equivale a vivir en la dictadura sutil de los patriarcas de la patria, lo cual no tiene nada que ver con democracia.

Con su Declaración, donde simplemente ponían en femenino todo lo que estaba en masculino, hicieron la revolución monumental del lenguaje.

¿Cómo lo hicieron las mujeres de la revolución francesa?

Olimpia fue una campesina de la campiña francesa que se dio cuenta que el trabajo de la tierra, la subsistencia de su familia y su pueblito y la vida en general, estaban amenazados por un régimen feudal (grandes terratenientes para los cuales todo el mundo tenía que trabajar o venderle sus productos).

Decidió irse a estudiar y calculó que periodismo era una buena alternativa para poder expresar ideas revolucionarias que no salían en los medios. Creó su propio periódico llamado El Impaciente. Divulgaba las ideas de la revolución que estaban llevando amplios sectores, a poner fin al régimen feudal, proponiendo un cambio hacia la “libertad”, “fraterninad” e “igualdad”. Y organizaron circulos políticos de mujeres.

Se percataron de que aunque en francés, cuando se dice “hombres” están supuestas a estar incluidas las mujeres, lo que pasaba era que quedaban excluidas. Ellas econocieron el problema de que habían participado de lleno en la revolución por cambiar el régimen napoleónico, pero a la hora de redactar las políticas del nuevo régimen, estaban excluidas del lenguaje en el que se iban a plasmar los cambios.

Deben haberse percatado que estar fuera del lenguaje equivalía a quedar fuera de la revolución, porque ellas no elaboraron un discurso político acerca de la exclusión, sino que re-elaboraron la Declaración misma.

Aunque escribir en género femenino no bastaba, porque en una declaración de los derechos de los hombres hay temas que definitivamente no están contemplados, su propuesta era un excelente primer comienzo.  Decidieron afirmar que todos los derechos que se le atribuyen a los hombres, son también derechos de las mujeres. Es la mínima tal “igualdad” de la triada: libertad, igualdad y fraternidad de la Revolución Francesa.

Había más que por el momento se les quedó en el tintero de la historia. Ellas no tenían derecho a las herencias familiares, la ciudadanía, a los derechos reproductivos, entre otros. Escribir “en clave femenina” (no solo en género femenino), significa encontrar y destacar también que hay temas que son propios de la experiencia, la historia, las perspectivas y los cuerpos de las  mujeres, que deben ser incluidos en el mundo de las comunicaciones.

En el parlamento de la Revolución Francesa, aquella sala llena de revolucionarios que habían elaborado la declaración original, debe haber caído en un silencio sepulcral. Se “fraternizaron” entre ellos.  Y luego de la parálisis y la sorpresa, vino la contraofensiva. Se enojaron, las insultaron y al final la mayoría de los revolucionarios las reprimieron salvajemente, enviando a casi todas a los asilos de locas y a Olimpia, mandándola a la guillotina.

Un paso adicional y muy relevante para que todo esto sea una revolución que incluya a las mujeres con su propio poder, es escribir en clave FEMINISTA. El feminismo aporta principalmente la categoría de poder que hay detrás de tales exclusiones de las mujeres por el sexismo en las políticas y en las relaciones cotidianas entre los sexos.

¡Es bien relevante el feminismo… para que no nos agarren de sorpresa las reacciones tan violentas ante tan poca cosa como es querer igualdad!

Por eso la perspectiva y postura feminista es bien importante. Entendemos por sexismo “la ideología de la supremacía masculina” (Fempress). El mundo está construido sobre la base de esta división discriminatoria y dominante, creada por los hombres hace mas de 6,000 años en algunas regiones del mundo y se fue propagando hasta tocar todas las culturas.

La globalización del patriarcado precedió todas las demás globalizaciones y las marcó a  todas. No hay proceso de globalización que no esté marcado por el patriarcado y expresado en el triunfo y la institucionalización de la subordinación de las mujeres, la negación de su condición humana sujeta de derechos y la invisibilización de su historia.

El mundo entero está estructurado sobe esa forma de opresión y por eso el feminismo es relevante, porque para desmontar todas las otras opresiones, hay necesariamente que trastocar la patriarcal.

Y lo tenemos tan interiorizado, que nos parece “natural”. Tan natural y normal que casi nunca lo vemos. Las destrezas de la observación constante (de mi, de las otras y en todo), la reflexión crítica individual y colectiva (lo que yo no veo lo ven las demás en mi), el intercambio crítico (pero cómplice y compasivo entre mujeres) y la práctica en redacción creativa desde éstas premisas, son importantes.

Las mujeres lideradas por Olimpia en la Revolución Francesa nos legaron muchas lecciones:

Escribir el género femenino es darle vuelta a este mundo torcido por el sesgo patriarcal, colocarlo patas para arriba, como un paso para igualarnos las relaciones entre los sexos desenmascarando el poder detrás del lenguaje. Quien nombra el mundo lo domina porque define a las demás como las otras: menos que humanas, menos sujetas de derecho, etc.

Escribir en género femenino no basta, pues hay temas y enfoques sobre todos los temas, que quedan por fuera. Escribir en clave femenina es encontrar esos temas y enfoques sobre todos los temas. Es reconocer que tenemos una experiencia distinta que aportar.

Escribir desde una perspectiva y postura feminista es opcional, pero my ventajoso, pues implica reconocer que hay un problema de poder en la interacción entre los sexos. Entonces no nos toman de sorpresa las reacciones, más bien implica que a la par de los escritos, diseñamos estrategias y acciones para abordar la reacción.ç y para crecer desde nosotras.

Otra razón importante es porque hoy día se sabe que la comunicación es un proceso de doble vía, no solamente en el sentido del esquema  clásico que dice que hay un mensaje, una persona emisora – un canal  –  una persona receptora. Los descubrimientos más recientes indican que cada persona receptora construye y reconstruye el mensaje a partir de sus propias experiencias, imaginarios, paradigmas, etc.  Significa que otro reto que tenemos quienes queremos comunicar para el cambio social,  es reconocer que el terreno dónde van a parar nuestros productos comunicacionales es tan adverso (todas y todos hemos sido socializados en el lenguaje y la visión masculina) que no solo debemos  preocuparnos por informar mediante mensajes claros y sencillos, sino por hacer pensar, reaccionar y ojalá interactuar (si el medio lo permite) a quien nos lee o escucha, para que no se queden en su viejos esquemas al “interpretar” lo que les presentamos. ¡Un diálogo crítico consigo mismo y ojalá socializado! Problematizar, es una buena estrategia.

Además el feminismo  nos muestra que solamente organizadas, aliadas y en complicidad entre nosotras desde el feminismo, podemos contribuir a avanzar la causa de una la igualdad. La “sororidad” – y no solo “fraternidad”  – es una estrategia de la revolución de las mujeres. No es fácil. Estamos socializadas para competir entre nosotras por la atención de ellos, a tenerlos a ellos como referente válido y desvalorizarnos entre nosotras, a pensar que nuestra experiencia vale menos que las de ellos o la que los imita, a convertir la las demás en nuestras mamás, hermanas, hijas, etc. , para no tener que reconocerlas y reconocernos como iguales e igualmente maduras.

Adicionalmente, es el feminismo el que nos acerca a las causas de otros grupos excluidos porque el feminismo es una teoría y práxis de la opresión, que abarca todas las opresiones. Al incluir el sexo femenino, estamos hablando de mujeres en todos los grupos porque las mujeres estamos en todo: niñas que además de sufrir las violaciones a sus derechos infantiles, los sufren en una forma particular por ser mujeres; indígenas que sufren la discriminación étnica, pero la sufren doble por ser mujeres indígenas; afro que sufren el racismo, pero lo sufren como mujeres negras, etc.

La “libertad” para las mujeres implica “emancipación” de la opresión patriarcal, no solo la de clase, etnia, raza, etc.

El feminismo nos acerca a las causas de las diversidades sexuales también porque esos temas de identidad sexual y de género tocan la dicotomización (dividir todos en mitades desiguales) que viene del patriarcado, que asigna a las diferencias sexuales e identidades de género en dos categorías rígidas, desiguales  y de poder de dominación de una sobre la otra. Luchar contra esa discriminación en luchar contra el patriarcado, aunque no siempre se trate de mujeres.

Pero hemos sido socializadas y formadas en el sistema patriarcal, por eso trascenderlo es un trabajo diario, colectivo y personal por que está en nuestros imaginarios, nuestras identidades, nuestras ideologías, nuestras culturas, nuestras relaciones, nuestras formas de hacer política y hasta en las huellas  cicatrices en nuestros cuerpos.

Por eso, parte del trabajo es recuperar la historia nuestra y las de las mujeres en general, hacerlo desde la construcción de nuevos paradigmas de la emancipación y reconocer y elaborar nuevas teorías desde el feminismo.

¡Reconocerlo es la primera revolución monumental! La fundamental es empezar a cambiar y nunca dejar de hacerlo.

De eso se trata este taller, para hacerlo en el lenguaje no sexista de la comunicación en los medios y ojalá llevarlo a nuestras vidas cotidianas y a las políticas públicas, nuestras interacciones en los estados y gobiernos en nuestros países y en el mundo.

Managua, Nicaragua, 26 de julio, 2011

  1. #1 por elutoupponups el 9 agosto, 2011 - 11:50 am

    18665535

  2. #2 por elutoupponups el 11 agosto, 2011 - 1:46 pm

    72954797

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: